Friday, January 27, 2006

La Misión Ciencia y el Cieguito del Acordeón

Hace veinte años caminabamos por el boulevard de Sabana Grande con un colega científico. El colega venía del extranjero a dictar un curso en la Universidad Simón Bolívar. Como no hablaba español conversabamos en inglés.

En la boca de un pasaje un cieguito tocaba música en un acordeón de juguete. A sus pies unas pocas monedas yacían en el fondo de una lata vieja. Cuando nos escuchó hablar en inglés se emocionó y empezó a tocar más rápido y fuerte.

“Dólares”, debe haber pensado.

El colega extranjero hablaba con efusividad, estimulado por el bullicio del boulevard. Lo tomé del brazo y nos detuvimos frente a la lata de monedas. La expectativa iluminaba el rostro del cieguito. Pero el colega extranjero, más bien pichirre, no captaba la sugerencia. Y hablaba y hablaba. El semblante del cieguito comenzó a oscurecerse, así que saqué una generosa porción de billetes de mi bolsillo y se los entregué. El cieguito los palpó y sonrió, satisfecho.

Mi amigo siguió hablando, impermeable al episodio. Mas adelante compró unas joyas baratas para su esposa.

Quizás la controversia que ha generado la Misión Ciencia no es tan filosófica. A lo mejor es un asunto de darle algo al cieguito.

Y de no olvidar que en este país cieguitos somos todos.

2 comments:

NBV said...
This comment has been removed by a blog administrator.
felix said...

Hola Gustavo, Es Felix Tapia. Buena idea lo del blog. También tengo uno en www.felixjtapia.org. Mas escuálido, por supuesto.
En relación con la Misión Ciencia, te prometo escribir algo después de su lanzamiento el 18F. Todavía hay muchas cosas que no están claras.Saludos, Felix