Wednesday, October 12, 2011

Negligencia Criminal

Vivir en Venezuela, sin gobierno.
(En el Campo de la Verdad, ante la inminente batalla por la vida Arjuna, príncipe de los Pandava, desfallece. Krishna, el Señor, le aconseja.)

¿De dónde sale esta desesperanza, Arjuna,
en esta hora, la hora de la prueba?
Los hombres rectos no conocen el desaliento, Arjuna,
que no gana ni el cielo ni la tierra.

No sucumbas a esta debilidad que te degrada
porque no corresponde a un hombre que es un hombre.
Desecha este desánimo indigno y levántate
como un fuego que quema todo lo que enfrenta.

–Bhagavad Gita
Tres delincuentes armados asaltaron nuestra casa hace una semana. La casa que construímos con nuestras propias manos. La casa donde nuestros hijos fueron felices, jugaron y crecieron justos, honestos y creativos.

Sería comprensible que sucumbieramos a la tentación de lamentar aquí el horror que irrumpió en la intimidad de nuestro hogar; pero lamentarnos ahora sería conceder una segunda victoria a los criminales. Y sería indigno: sería una debilidad que ofendería la memoria de quienes han caído en esta guerra que el hampa ha declarado a la Venezuela que trabaja.

La violencia criminal se ha instalado en el devenir de nuestros días. En El Hatillo, a 500 metros de nuestra casa, un vecino fue asesinado de un tiro en la frente –para arrebatarle unas cuantas tarjetas de teléfono. En El Cementerio, en Caracas, un niño murió abaleado cuando de la mano de su madre salía de la escuela. En un barrio de Maracaibo una bala atravesó el techo de una vivienda y le quitó la vida a un niño que dormía. La delicuencia ejerce su imperio amparada por una impunidad casi absoluta.

Es digno –y necesario– expresar aquí mi convicción de que mucho más temprano que tarde Venezuela se impondrá sobre el latrocinio, sobre la miseria espiritual e intelectual de quienes han hecho del gobierno un ejercicio de negligencia criminal.

Saturday, September 17, 2011

Exclusión Social en la Educación Universitaria

Clasismo en la Venezuela actual

Soldados de la Centésima Primera División de Paracaidistas aseguran el ingreso de jóvenes afrodescendientes al Liceo Central de Little Rock (Arkansas, 1957) Soldados de la Centésima Primera División de Paracaidistas aseguran el ingreso de jóvenes afrodescendientes al Liceo Central de Little Rock (Arkansas, 1957)

El 24 de mayo de 2007 el presidente Hugo Chávez Frías anunció la eliminación de las pruebas internas que cada universidad pública aplica para el ingreso de los estudiantes, argumentando que «estos viejos métodos han sido instrumentos para la exclusión». Cuatro años después, ni la letra ni el espíritu de este anuncio se han hecho realidad: los sistemas de ingreso siguen siendo fuente de exclusión social en la educación universitaria.

El 24 de septiembre de 1957 el presidente Dwight D. Eisenhower ordenó a la Centésima Primera División de Paracaidistas desplegarse en la ciudad de Little Rock, en el estado de Arkansas. ¿El objetivo? Asegurar el ingreso de 9 estudiantes afrodescendientes al Liceo Central de Little Rock. El episodio de Los 9 de Little Rock, como desde entonces se conoce a estos jóvenes, se ha convertido en un icono de la lucha contra la exclusión social en la educación.

En 1957 la discriminación racial gozaba de legitimidad política en buena parte de los Estados Unidos. En 1954 la Corte Suprema de Justicia había declarado ilegales las leyes que sustentaban la exclusión social en la educación –pero el racismo, imbricado en el sistema político, hacía muy difícil implementar en la práctica este dictamen de la Corte. Cabe recordar que el 1 de diciembre de 1955 Rosa Parks había sido detenida en Alabama por ocupar en un autobús un asiento reservado a personas de raza blanca; que el 30 de enero de 1956 una bomba había estallado en la casa de Martin Luther King; y que el 21 de febrero del mismo año King había sido detenido por exhortar a transgredir las leyes raciales.

El conflicto racial en 1957 era políticamente complejo y difícil. Pero a Eisenhower, comandante supremo de las fuerzas que en alianza con la Unión Soviética habían derrotado al fascismo en Europa, no le era ajeno el conflicto. Consciente de su responsabilidad histórica, actuó con claridad de propósito, diligencia y determinación.

Con claridad de propósito, diligencia y determinación actuaron también los jóvenes afrodescendientes que desafiaron la exclusión social en Little Rock. En el liceo les esperaban el asedio, la burla y el desprecio de muchos estudiantes. Durante un año las fuerzas militares tuvieron que protegerlos de la violencia latente en el racismo. Al final, la vida premió su coraje y demostró la irracionalidad fútil de la discriminación. Todos culminaron su educación y se convirtieron en ciudadanos ejemplares: asesores presidenciales, directores de grandes empresas, profesores en universidades de primera línea.

El 24 de este mes la hazaña de Los 9 de Little Rock cumplirá 54 años. En Venezuela sigue intacta la exclusión social en la educación universitaria.

Monday, September 12, 2011

Orquesta Sinfónica Juvenil e Infantil de El Hatillo

Educación musical en Venezuela.

Aprender a interpretar el legado musical de occidente requiere de años de trabajo y disciplina. No hay atajo posible. El Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles demuestra que nuestros jóvenes son capaces de alcanzar, con la orientación apropiada, los más altos niveles de desempeño que puede aspirar un músico. También demuestra un hecho crucial en estos tiempos de demagogia delirante: la educación para las masas no tiene por qué soslayar el mérito y el talento. Por el contrario, debe estimular la dedicación y la calidad.

Los videos a continuación fueron grabados en junio de 2010, durante una presentación de la Orquesta Sinfónica Juvenil e Infantil de El Hatillo en el Centro Social y Cultural Don Henrique Antonio Eraso, frente a la Plaza Bolívar.


Flauta, Cuatro, Maracas y Contrabajo


Cuatro Clarinetes

Wednesday, September 07, 2011

Flamboyan en La Trinidad

Fotos de Caracas.
Arbol de Acacia Flamboyant Flamboyan Delonix Regia La Trinidad Baruta Estado Miranda Venezuela

Detalle de Acacia Flamboyant Flamboyan Delonix Regia La Trinidad Baruta Estado Miranda Venezuela

Flores de Acacia Flamboyant Flamboyan Delonix Regia La Trinidad Baruta Estado Miranda Venezuela Flamboyan en flor en la Trinidad

El Flamboyan, Delonix regia, es un árbol tropical nativo de Madagascar. En Venezuela se le conoce como Acacia roja. Cuando está en flor su color vibrante hace honor a su nombre, que viene del francés flamboyant: flamante.

Saturday, September 03, 2011

Basura de Marca

Impacto ambiental del consumismo en El Hatillo

La sociedad de consumo moderna nació a principios del siglo 20, cuando los capitanes de la industria en los Estados Unidos enfrentaron un problema: la gente consumía sólo lo necesario. Y lo necesario a la vida de la gente era mucho menos de lo que la industria tenía que producir para seguir ganando dinero. ¿Cómo convencer al público de que necesitaba lo que los empresarios querían producir? ¿Como crear en la mente de la población necesidades artificiales? Para resolver este problema nació la ciencia de la publicidad, sustentada en buena parte en las ideas del psicoanálisis de Sigmund Freud.

Los bienes de consumo eventualmente se convierten en basura que debe ser recolectada. En los Estados Unidos y Europa el alto nivel de consumo ha hecho de la recolección de basura una de las funciones esenciales de los gobiernos municipales.

En El Hatillo hemos aprendido a desear los bienes de consumo de los países desarrollados. Centros comerciales, restaurantes y tiendas de pacotilla han aparecido a lo largo y ancho del municipio. Pero no hemos aprendido a escoger gobernantes capaces de recoger la basura. Los desechos abundan en las calles, avenidas y aceras de El Hatillo[1].

La siguiente foto es una muestra de la basura que lleva meses acumulada en el camino peatonal que bordea la avenida principal de La Lagunita.

Basura en la Avenida Principal de la Lagunita en El Hatillo
Basura en la Avenida Principal de La Lagunita

[1] El problema de la basura no es exclusivo de El Hatillo. En
La Venezuela civilizada contra el abuso y la desidia discutimos una situación similar en otro municipio de Caracas: el municipio Libertador.

Friday, September 02, 2011

Caracas desde el Metrobus

Fotos de Caracas.
El término Metrobus puede ser pensado como una abreviación de «ómnibus metropolitano». Ómnibus viene del latín omnibus, que significa «para todos». Metropolitano viene del griego metropolis, que significa «ciudad madre». Esto nos da licencia para aprovechar la flexibilidad del lenguaje e interpretar Metrobus como «la ciudad madre para todos».

Desde el Metrobus Caracas luce distinta. En el espíritu de una ciudad para todos, comparto estas imágenes captadas con mi celular chino –que siendo por lo barato a prueba del hampa me permitió documentar con tranquilidad algo del bullicio de Caracas.

Caracas en el Metro Bus, Autopista de La Trinidad
Autopista de Prados del Este desde el Metrobus

Caracas en el Metro Bus, Paseo Las Mercedes
Paseo Las Mercedes desde el Metrobus
 

Sunday, August 21, 2011

Parque del Este

Fotos de Caracas.
Lago Artificial Parque del Este, Caracas, Venezuela
Lago Artificial


El Parque del Este, diseñado por el paisajista brasileño Roberto Burle Marx, abrió sus puertas a la gente de Caracas el 24 de julio de 1961, durante el gobierno de Rómulo Betancourt.

Chaguaramos, bucares, jasmines, cunaguaros, perezas y arrendajos, distribuídos en 82 hectáreas, dieron la bienvenida al millón y pico de caraqueños de entonces.

Medio siglo después el mismo espacio, las mismas instalaciones, deben servir a seis millones de habitantes. Ante esta carga, injustificable, el Parque del Este se doblega. Pero sigue cumpliendo su función.


Bailoterapia I Parque del Este, Caracas, Venezuela
Bailoterapia en la Concha Acústica I


Bailoterapia II Parque del Este, Caracas, Venezuela
Bailoterapia en la Concha Acústica II

Friday, August 12, 2011

Desde el Rancho

En su comentario a ¿Hay Gobierno en El Hatillo?, el lector Darío Canelón señalaba que hace unos 40 años atrás 1 de cada 3 de los habitantes de Caracas vivía en un rancho. Hoy todos los habitantes de Caracas vivimos en un rancho, en cierta forma.

Construir un techo para sí mismo y para su gente es una pulsión que anima a todo ser humano. Esta pulsión, como todas, puede llevar a actos de creación sana o a actos de destrucción irracional. Todo depende de en que medida este impulso natural de construir sea encauzado o no por la razón, el conocimiento y el respeto a las necesidades del otro.

Desde los albores de la civilización los derechos del colectivo han sido codificados en la ley. Hace 3700 años, ya la Ley 233 del Código de Hamurabí estipulaba que «si un constructor hizo una casa para otro y no hizo bien las bases, y como consecuencia el nuevo muro se cayó, este constructor reparará el muro a su costa».

En la Venezuela contemporánea existen leyes que rigen la materia de construcción y urbanismo. Pero ni los constructores las cumplen ni el Estado las hace cumplir.

Esto es lamentable, porque cuando el impulso creativo de construir es canalizado por el cálculo racional, la educación y la norma, el resultado es un hábitat urbano que enriquece la vida de los ciudadanos: como los hábitat de la Caracas de los años 50, el París de Haussman o la muy hermosa y vivible ciudad de Buenos Aires.

Cuando por el contrario el impulso de construir es pervertido por la codicia y el poder político venal, el resultado es el infierno que hoy vivimos en Caracas.

Cuando un alto funcionario señala que «en Caracas cabe otra Caracas» lo que realmente nos dice es que aunque la ciudad y sus servicios hayan colapsado, seguir construyendo en ella sigue siendo una manera eficaz de apropiarse de un pedazo de la renta petrolera. Cuando se premia a quienes violentando la norma y el sentido común construyen en zonas no aptas, no se está siendo humanitario: se está estimulando el caos. Cuando se construye un Centro Comercial en la orilla de una quebrada se está destruyendo el ambiente y la vida de todos los venezolanos y sus descendientes.

En nuestra opinión, todos los caraqueños vivimos en ranchos, humildes o costosos, pero ranchos al fin. Todos sufrimos la anomia que hace letra muerte de la ley, todos somos víctímas inermes del hampa, todos carecemos de espacios para el esparcimiento.

Los caraqueños vivimos la opresión de los apetitos desenfrenados de la codicia y el poder político venal.

¿Qué opina usted amigo lector, amiga lectora?


Monday, August 08, 2011

¿Hay Gobierno en El Hatillo?

La precaria gestión pública de El Hatillo




Las imágenes de arriba muestran la deforestación de uno de los pocos bosques tropicales que quedan en el municipio El Hatillo, estado Miranda.

La excavadora en la segunda foto altera la topografía de la escabrosa ladera que asciende desde la quebrada Machado hacia el sector de El Manguito de la carretera a La Unión. En el lugar se construye un presunto desarrollo habitacional.

A pesar de la magnitud de la construcción –y a pesar de que la misma se encuentra a escasos 1200 metros de la alacaldía del municipio– no es aparente en el sitio supervisión alguna del gobierno municipal.

No se observa la valla pública que debería identificar el uso de la obra, el nombre de la empresa constructora y los nombres y números de CIV de los profesionales responsables.

No es visible en un lugar público el cartón que debería exhibir la aprobación de las variables urbanas definitivas, la constancia de capacidad vial, la constancia de Hidrocapital de capacidad de servicios de agua y la autorización del Ministerio del Ambiente para realizar la deforestación.

Pero no sólo no se muestra al público la información que requiere la norma: la obra misma está oculta detrás de una cerca cubierta por un plástico negro.

¿Qué razones tienen los constructores para ocultar tanto los trabajos como la información pública requerida por la norma? No lo sabemos.

Lo cierto es que los ciudadanos que hacemos vida en el municipio El Hatillo tenemos razones de sobra para preocuparnos. Son muchos y muy graves los daños que ya nos ha causado el caos urbanístico. La lista que sigue es una muestra.

  • Las carreteras, además de estar llenas de huecos, son demasiado angostas para el tráfico que ya existe.

  • El transporte público es inadecuado e impide trasladarse con facilidad sin automóvil propio.

  • El servicio de electricidad es errático.

  • El agua nos llega por tuberías que revientan a cada rato por el exceso de presión que conlleva una demanda muy superior a la planificada. El servicio es tan precario que hay gente, edificios enteros, que tienen que comprar el agua en camiones.

  • La destrucción ambiental es casi total: algunas edificaciones descargan sus aguas residuales en las carreteras, las quebradas se han convertido en cloacas abiertas, la flora y la fauna han sido diezmadas, la basura se acumula en las calles.

El Hatillo Hoy


Una obra de la dimensión de la que se realiza en El Manguito podría agravar el deterioro de nuestra calidad de vida.

La carretera de El Hatillo a La Unión es una vía muy estrecha, ¿por dónde pasarán los habitantes del presunto desarrollo? ¿Descargarán las aguas residuales en la quebrada Machado? ¿Causará un daño ambiental irreversible la masiva deforestación? ¿Soportarán las tuberías de aguas blancas la carga adicional? ¿Empeorará aún más nuestro precario servicio de energía eléctrica? ¿Cómo se recogerá la basura? Estas son todas preguntas relevantes, que pudieran ser respondidas en parte sobre la base de la información que en este momento está oculta.

¿Por qué la Alcaldía de El Hatillo consiente este ocultamiento?

Debería estar en la esencia de la alcaldía del municipio, como parte del Estado que es, defender los intereses de los ciudadanos. Defender estos intereses pasa por garantizar el acceso a la información que requiere la norma. Que la Alcaldía de El Hatillo incumpla este deber es un hecho grave, que pone en entredicho la vigencia del Estado en el municipio.

Y que pone también en tela de juicio la vigencia del Estado en la Nación: no olvidemos que del desarrollo urbano son corresponsables el Ministerio del Ambiente, Hidrocapital y Corpoelec. Si hemos llegado a la anomia actual es porque los ciudadanos de El Hatillo no hemos sido amparados por estos entes del Estado, encargados de la protección del ambiente y la distribución racional del agua y la energía eléctrica.

El incumplimiento abierto de las normas de urbanismo perjudica a los habitantes de el municipio El Hatillo. Y peor aún, evidencia que en Venezuela el Estado ronda la condición de Estado fallido.

Y la condición de Estado fallido es muy peligrosa en las circunstancias geopolíticas del momento.

Tuesday, July 26, 2011

¿Hay en Venezuela Líderes Políticos?

El príncipe debe saber encubrir el incumplimiento de lo que promete y ser hábil en disimular y en fingir. Los hombres son tan simples, y se sujetan a la necesidad en tanto grado, que el que engaña con arte halla siempre gente que se deja engañar.

—Nicolás Maquiavelo

El Príncipe, publicado por primera vez en Florencia en 1513, puede leerse como un manual que describe magistralmente las estrategias que un hombre de poder usa para imponer su voluntad sobre quienes gobierna.

Eran de la esencia política florentina la opresión, la intriga y la amoralidad, todas estas características que difícilmente pueden asociarse a una noción razonable de liderazgo. Si esto es así, ¿por qué citamos aquí a Maquiavelo?

Para contrastar el liderazgo con su polo opuesto: la tiranía.

El liderazgo no existe si no está íntimamente ligado a un propósito colectivo. Su eficacia no se juzga por la magnitud del poder que detenta un hombre, ni por la presencia mediática que comanda. Se juzga por el grado de satisfacción real de necesidades y aspiraciones humanas.

En la Venezuela de hoy vivimos de sobresalto en sobresalto: la delicuencia –cuyo inmenso poder le permite controlar las instituciones que supuestamente deberían combatirla– so pena de muerte nos obliga a encerrarnos en nuestras casas. En la Venezuela de hoy muchos, muchísimos trabajadores pasan la cuarta parte de sus días en un transporte público inseguro, insalubre e inhumano. (El país pierde en el tráfico casi la mitad de la capacidad productiva de su gente.) En la Venezuela de hoy la inobservancia de la ley hace que los inevitables conflictos entre ciudadanos degeneren en un combate cuerpo a cuerpo, que vivamos una realidad cotidiana en la que si un conductor trata de cambiar de canal en la autopista un motorizado se siente con derecho de patearle el vehículo y amenazarlo de muerte. En la Venezuela de hoy los escoltas de un alto funcionario que asiste a una fiesta en un edificio privado se apoderan de los puestos de los residentes del mismo.

Ante esta realidad, ¿podemos decir que existen en Venezuela líderes políticos? No.

Todo lo contrario, quienes detentan el poder político lo hacen porque entienden perfectamente que “los hombres son tan simples, y se sujetan a la necesidad en tanto grado, que el que engaña con arte halla siempre gente que se deja engañar”.

No porque sean capaces de articular un propósito colectivo.

Monday, July 11, 2011

Casas, Héroes y Colores en La Victoria

Fotos de La Victoria, Municipio José Félix Ribas, Estado Aragua, Venezuela.
Casas en la plaza Jose Felix Ribas en el centro de La Victoria, Aragua, Venezuela
Calle 5 de Julio con calle Soublette

Casa amarilla y perro en la plaza Jose Felix Ribas de La Victoria, Aragua, Venezuela
Perro y casa amarilla en la calle Soublette

Estatua de Jose Felix Ribas en La Victoria, Aragua, Venezuela
Monumento a la batalla de La Victoria

Iglesia de la plaza Jose Felix Ribas de La Victoria, Aragua, Venezuela
Catedral Nuestra Señore de Guadalupe

Hombre Barrendero en la plaza Jose Felix Ribas de La Victoria, Aragua, Venezuela
Barrendero en la plaza José Felix Ribas

Hombre vendedor de cafe en la plaza Jose Felix Ribas de La Victoria, Aragua, Venezuela
Vendedor de café en la plaza José Felix Ribas

Teatro Municipal en la plaza Jose Felix Ribas de La Victoria, Aragua, Venezuela
Sala Maestro Primo Casale

Color de barrio en la Victoria, Aragua, Venezuela
Barrio El Calvario


La plaza José Felix Ribas de la Victoria luce en estas fotos como la plaza Bolívar de cualquier pueblo de Venezuela. Edificios de gobierno, teatros y casas de colores brillantes se ordenan a su alrededor.

Pero es la estatua de José Felix Ribas, héroe de la Batalla de La Victoria, la que ocupa el lugar de honor, la que invoca la estirpe de la Venezuela que amanece.

Thursday, July 07, 2011

Fotos de El Hatillo: Amanecer

Municipio El Hatillo, amaneciendo.
Dawn sky and trees in El Hatillo Caracas Venezuela

Silhouette on dawn sky in El Hatillo Caracas Venezuela

El día que tomamos estas fotos las nubes en el cielo del Hatillo amanecieron luciendo un color borgoña que recuerda la elegancia de un vestido de noche. En la tierra amaneció la silueta de lo que aún nos queda de bosque tropical.

Sunday, June 26, 2011

Diablos de Yare en el 2011

Fotos de San Francisco de Yare, Municipio Simón Bolívar, Estado Miranda, Venezuela.

Según la tradición oral, la historia de los Diablos Danzantes de Yare comienza en 1740, cuando 26 años después de fundado el pueblo los pobladores bailaron, por primera vez, en honor del Corpus Christi.

Las celebraciones de Corpus Christi habían llegado a Venezuela en el siglo XV, junto con la tradición medieval de los Bailes de Diablo o Danzas de Diablo, como se les conoce en España y otros países de latinoamérica.

Las siguientes fotos de los Diablos Danzantes de Yare fueron tomadas el 22 de junio de 2011.




Diablo de Yare gordito en el día de Corpus Christi en San Francisco de Yare Municipio Bolivar Miranda Venezuela

Dos diablos de Yare adolescentes danzando en el día de Corpus Christi en San Francisco de Yare, Municipio Bolivar, Miranda Venezuela

Diablo de Yare tocando maracas en el día de Corpus Christi en San Francisco de Yare, Municipio Bolivar, Miranda Venezuela

Diablitos bailando al son del tambor en el día de Corpus Christi en San Francisco de Yare, Municipio Bolivar, Miranda Venezuela

Diablito de Yare se desenmascara en el día de Corpus Christi en San Francisco de Yare, Municipio Bolivar, Miranda Venezuela

Diablito de Yare con máscara en el día de Corpus Christi en San Francisco de Yare, Municipio Bolivar, Miranda Venezuela

Maraca de diablo en el día de Corpus Christi en San Francisco de Yare, Municipio Bolivar, Miranda Venezuela

Diablo de Yare condecorado en el día de Corpus Christi en San Francisco de Yare, Municipio Bolivar, Miranda Venezuela

Diablas y maracas en el día de Corpus Christi en San Francisco de Yare, Municipio Bolivar, Miranda Venezuela

Señora diabla de Yare con maraca en el día de Corpus Christi en San Francisco de Yare, Municipio Bolivar, Miranda Venezuela

Diabla de Yare altiva en el día de Corpus Christi en San Francisco de Yare, Municipio Bolivar, Miranda Venezuela

Madre e hija en el día de Corpus Christi en San Francisco de Yare, Municipio Bolivar, Miranda Venezuela

Diablos de Yare esperando en la iglesia en el día de Corpus Christi en San Francisco de Yare, Municipio Bolivar, Miranda Venezuela

Diablos de Yare en la lluvia en el día de Corpus Christi en San Francisco de Yare, Municipio Bolivar, Miranda Venezuela

Tres Diablos jóvenes con sus máscaras en el día de Corpus Christi en San Francisco de Yare, Municipio Bolivar, Miranda Venezuela

Vendedor de raspados en el día de Corpus Christi en San Francisco de Yare, Municipio Bolivar, Miranda Venezuela

Anciano de la milicia en el día de Corpus Christi en San Francisco de Yare, Municipio Bolivar, Miranda Venezuela

Aglomeración de Diablos de Yare en el día de Corpus Christi en San Francisco de Yare, Municipio Bolivar, Miranda Venezuela

Diablo de Yare poniendo orden en el día de Corpus Christi en San Francisco de Yare, Municipio Bolivar, Miranda Venezuela

Diablos de Yare apiñados contra una cerca en el día de Corpus Christi en San Francisco de Yare, Municipio Bolivar, Miranda Venezuela

Mujer joven en el día de Corpus Christi en San Francisco de Yare, Municipio Bolivar, Miranda Venezuela

Hombre joven en el día de Corpus Christi en San Francisco de Yare, Municipio Bolivar, Miranda Venezuela

Niño vestido como diablo de Yare en el día de Corpus Christi en San Francisco de Yare, Municipio Bolivar, Miranda Venezuela

Diablos de Yare penitentes en el día de Corpus Christi en San Francisco de Yare, Municipio Bolivar, Miranda Venezuela

Diablos de Yare postrados frente al altar en el día de Corpus Christi en San Francisco de Yare, Municipio Bolivar, Miranda Venezuela

Danza de Diablos de Yare frente al altar en el día de Corpus Christi en San Francisco de Yare, Municipio Bolivar, Miranda Venezuela

Diablos de Yare arrodillados  en el día de Corpus Christi en San Francisco de Yare, Municipio Bolivar, Miranda Venezuela

Altar de San Juan en el día de Corpus Christi en San Francisco de Yare, Municipio Bolivar, Miranda Venezuela

Diablos y diabla de Yare en el día de Corpus Christi en San Francisco de Yare, Municipio Bolivar, Miranda Venezuela

Diablos de Yare saltando en el día de Corpus Christi en San Francisco de Yare, Municipio Bolivar, Miranda Venezuela

Cajero tocando tambor en el día de Corpus Christi en San Francisco de Yare, Municipio Bolivar, Miranda Venezuela

Diablo de Yare diciendo adiós en el día de Corpus Christi en San Francisco de Yare, Municipio Bolivar, Miranda Venezuela