Sunday, January 23, 2011

¿Es necesaria una Ley de Educación Universitaria?

Al comienzo de la autopista, bajando hacia La Guaira, puede verse un edificio inclinado fuera de la vertical –ha estado así desde que al final de su construcción, hace medio siglo, cedió el terreno que lo soporta. Técnicamente inhabitable, el edificio es de todas formas hogar de varias familias. Un profesor visitante de Física lo vio hace años, camino de regreso al aeropuerto. Nos dijo, medio en serio, medio en broma: –En Venezuela no se cumple ni la Ley de la Gravitación Universal.

¿Por qué, si lo más probable es que no se cumpla, ha causado tanto alboroto la vetada Ley de Educación Universitaria (LEU)? Este autor se declara incompetente para responder esta pregunta, cuya respuesta es más bien un asunto de Antropología Cultural. Pero esto no es tan importante: los objetivos esenciales de la LEU pueden alcanzarse dentro del marco jurídico vigente; bastaría con implementar políticas públicas viables, racionales y objetivamente verificables.

Tomemos como ejemplo el problema de la injusticia que generan los mecanismos de ingreso a las universidades. Este problema puede resolverse aplicando una sencilla política de incentivos: otorgando financiamiento adicional a aquellas instituciones cuyos mecanismos de admisión resulten en un perfil socialmente equilibrado de su población estudiantil.

Podría objetarse que la desigualdad en el ingreso a las universidades tradicionales tiene su origen en múltiples factores (la mala calidad de la Educación Media y los jugosos dividendos que ofrece la comercialización del ingreso universitario son dos de ellos). Pero son precisamente las universidades las que pueden, y deben, diseñar sistemas de ingreso que compensen estas dificultades.

Es función del Estado minimizar los desequilibrios sociales, regulando adecuadamente las instituciones. Regular mediante incentivos puede generar mayor justicia social.

8 comments:

h.c.t. said...

Ademas, ninguna ley va a resolver los problemas de burocracia, de los malos pagos al personal docente, y otros problemas que son tipo gerencial.

Dario said...

Estoy de acuerdo con lo expresado en el artículo: la mayoría de los vicios y malas prácticas que, en mayor o menor grado, aquejan a la educación universitaria pueden resolverse dentro del marco jurídico existente, siempre y cuando exista la disposición tanto del personal universitario como del gobierno nacional para hacerlo. De no existir tal disposición, una nueva ley tampoco acabará con dichos vicios y malas prácticas. Lamentablemente, pareciera que la propuesta de una nueva Ley de Educación Universitaria tiene objetivos más políticos que académicos, como lo es el aumento excesivo de la discrecionalidad del ejecutivo nacional en el manejo de las universidades; eso quedó claramente evidenciado en la ley recientemente aprobada en la Asamblea Nacional, y vetada por el Presidente.

cacique said...

mas dinero para las universidades????? el estado, según la propuesta, lo que busca es optimizar los recursos que le son asignados a las instituciones.. "Contraloria en todos los sentidos". alguien debe rendir cuentas!!!ese es un pequeño punto. existen suficientes como para pensar que verdaderamente necesitamos un nuevo marco legal.. adecuado a los tiempos y a los procesos, no solo nacional si no mundial.

Gustavo J. Mata said...

Cacique,

Más dinero para aquellas universidades que ajusten sus sistemas de ingreso para permitir el acceso a hombres y mujeres de nuestros sectores populares, todavía excluídos.

Pregúntese: ¿por qué después de 11 años de gobierno los ministros del sector, todos profesores universitarios, no han podido, o no han querido, resolver este problema? ¿Por falta de una Ley? ¿En manos de quién estuvo la Asamblea durante los últimos 5 años?

Lesterbracovich said...

Me gusta tu posición, ciertamente implementando buenas políticas publicas se podrían lograr muchos avances, sin necesidad de modificar tanto el ordenamiento jurídico, pero no solo a nivel educativo, sino en cualquier otra área, con una buena inversión, y unas buenas políticas de desarrollos, se pueden lograr grandes progresos a mediano y mucho mas importante a largo plazo, me despido, y espero pases alguna vez por mi blog, y me des tu opinión sobre cualquier tema que te parezca interesante allí, te dejo la dirección: http://perspectivabracovich.blogspot.com/

cacique said...
This comment has been removed by the author.
cacique said...

Realmente si revisamos la propuesta e incluso muchas de las orientaciones del equipo gubernamental, no propone cambios drásticos al marco legal vigente.Se incluyen novedosos aspectos en la propuesta a favor de los sistemas de ajustes de ingresos que refieres.. Precisamente se trata de establecer, bajo parámetros legales, implementar las políticas publicas que consoliden un modelo filosófico de universidades que garantice el desarrollo científico, tecnológico,social cultural, ético del país (entre otros) sin afectar su carácter popular y democrática. Por otra parte hay que reconocer que la intención del gobierno es "no imponer le Propuesta, si no que refleje caracteres de amplia difusión y análisis en las bases que garantice su su conocimiento y acato

Cooperativas Venezuela said...

Hay 4 puntos que, en mi humilde entender, lo que está en discusión es el "cómo" porque creo que ya está decidido que van en la nueva LEU.

1.- Democratizar la escogencia de autoridades. No sé si la elección universal sea lo mejor, habrá que estudiar las distintas ponencias presentadas por diversos sectores y llegar a un acuerdo en fórmulas inteligentes que garanticen democracia; Lo que sí estoy totalmente seguro que este "entube encogollado" de hoy debe terminar.

2.- Pensum e Investigación pertinentes a las necesidades reales de la Nación. Usted quiere aprender a hacer limusinas? ¿Quiere investigar sobre la inmortalidad del cangrejo en la época medioeval? ¿Quiere investigar las causas del deterioro cutáneo en ambiente polar?. Pues vaya a una universidad privada nacional o extranjera, pague sus estudios y ahí estudie lo que usted quiera. ¿Quiere estudiar en la universidad autónoma venezolana, pagada por todos los venezolanos? Pues usted estudia lo que sea de su gusto dentro de las opciones que el país necesite en términos de los planes nacionales de desarrollo en marcha. Así de simple.

3.- Rendición de cuentas: No veo cuál es el problema que se le rinda cuentas a la Contraloría y con el mismo documento se le rinda cuenta también a la Comunidad Universitaria. Que sean públicas, accesibles. Que cada miembro de la comunidad pueda saber, pueda opinar, pueda evaluar el gasto y su calidad.

4.- Participación democrática en la formulación de políticas y objetivos. Si el que menos sabe en la universidad es bachiller, y si estamos formando profesionales que tendrán responsabilidades de conducción, qué mejor lugar para poner en práctica lo aprendido que la propia universidad?

De todos modos, al analizar las alternativas a la luz de los resultados, resplandece el hecho que la presunta meritocracia universitaria no sabe bien por dónde la lleva. Aún si aceptáramos como cierto que el camino trazado desde la actual mayoría política no sea el mejor ¿dónde está la propuesta meritocrática universitaria? ¿No ha tenido tiempo la universidad autónoma venezolana de formular una en 12 años? Puros lugares comunes. "El país que soñamos" "un mejor futuro" "bla bla bla".

Si bien la mediocridad de la Comisión de Educación de la AN parió una ley con el grave defecto de poner en manos del ministerio algunos asuntos que pertenecen a la autonomía universitaria, cosa que entiendo fue subsanada al vetarla toda y abrir un gran espacio de debate nacional, es no menos cierto que esa falta no vulnera en absoluto los principios sustantivos que están contenidos en esa propuesta vetada.

El actual marco legal debe morir para que nazca otro nuevo, esperamos que distinto y mejor.

Saludos

Lara