Sunday, March 06, 2011

Domingo en la Cota Mil

Fotos de Caracas.
Ciclistas y peatones un domingo en la Cota mil (Altamira, Caracas, Venezuela)
Ciclistas y Peatones en un Domingo en la Cota Mil

Ciclista y mujer trotando un Domingo en la Cota Mil (Altamira, Caracas, Venezuela)
Ciclista y Mujer en la Cota Mil

Bomberos practican rappel un domingo en la Cota Mil (Altamira, Caracas, Venezuela)
Bomberos

Hormigas trabajando en la Cota Mil (Altamira, Caracas, Venezuela)
Hormigas en el Pavimento en la Cota Mil

Bucare en flor en la Cota mil (Altamira, Caracas, Venezuela)
Bucare en Flor

7 comments:

Hilda Yuraí said...

Bellas fotos, así es la cota todos los domingos, yo también estuve allí hoy como todos los domingos. Ese paseo semanal es definitivamente terapeutico. Tienes hermosas vistas de la ciudad mientras disfrutas de una buena proximidad al verdor del Ávila. Eso si, mientras más temprano, mejor. Saludos y gracias por las fotos.
Hilda

Gustavo J. Mata said...

Sin duda Hilda, es terapéutico caminar los domingos por la Cota Mil.

La cercanía del Avila nos recuerda la belleza natural del Valle de Caracas, hoy escondida por el desarrollismo irracional.

emilia said...

esas fotos invitan a la recreaciòn, le felicito por dedicar su tiempo en la naturaleza, me gusto la foto de los bachacos, que orden y disciplina....

Gustavo J. Mata said...

Espacio para recrearse, crearse de nuevo, es algo que todo ser humano necesita. Cada domingo en la mañana los caraqueños podemos, en la Cota Mil, crearnos de nuevo como individuos y como ciudadanos.

Alguien dijo recientemente que «en Caracas cabe otra Caracas». Esto es una insensatez, una indisciplina.

Lo que Caracas necesita son más espacios verdes para la recreación de la vida.

flora said...

que fino los bachacos!

elcorrea said...

Pero cuidado con los atracas. A mi me quitaron camara fotografica a punta de pistola. Muy, muy desagradable y caras me salieron esas foticos. Conozco de otros casos. Hay que cambiar esa cultura hamponiel que esta presente en todas las clases sociales de nustra sociedad. Disculpen la desviacion a esos comentarios de ...ay que bonito... que belleza...que recreativo...que come flor.. y de pronto zas...te dan el carajazo!!!..

Gustavo J. Mata said...

Gracias por sus comentarios, flora y ecorrea.

Mi percepción es que los domingos en la mañana la Cota Mil es relativamente segura. Pero sigue estando en Caracas: hay que evitar riesgos innecesarios, sin caer en la paranoia.

En la Cota Mil, y otros sitios de Caracas, siempre uso una cámara Nikon Coolpix 3200 que compré hace seis años, cuyo valor monetario actual es casi cero.

Por otro lado, es bien conocido que la sana recreación inhibe el comportamiento criminal. Y que el contacto con la naturaleza enseña el respeto a la vida.

La realidad es dialéctica. Todo tiene su yin y su yan.