Sunday, April 22, 2007

El Futuro de UNASUR


El 9 de diciembre de 1994, Carlos Saúl Menem era presidente de la Argentina, Itamar Franco era presidente de Brasil y Rafael Caldera era presidente de Venezuela. Ese día comenzó en Miami la Cumbre de las Américas, con el objetivo de iniciar el proceso de creación del Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA). El 4 de diciembre de 2004 tuvo lugar una Cumbre de las Américas en Mar de Plata. La meta de la reunión era finalizar las negociaciones para que el ALCA entrara en vigencia en el 2005. Pero para entonces ya Nestor Kirchner era Presidente de la Argentina, Luis Inázio Lula Da Silva era presidente de Brasil y Hugo Chávez Frías era Presidente de Venezuela. George W. Bush no pudo impedir la muerte del ALCA.

¿Significa esto que los latinoamericanos no comprendemos los efectos positivos de la integración económica, del adquirir modos de producción más eficaces, del enriquecer nuestra cultura a través del intercambio con otros pueblos? Por supuesto que no. Significa que hemos aprendido a no cambiar pepitas de oro por pedacitos de vidrio. ¿Qué clase de "unión" nos ofrecía el ALCA? Una en la que nuestros recursos, nuestros capitales, debían fluir sin impedimento alguno desde el Sur hacia el Norte. Una en la que una pared cierra la frontera de Méjico y los EEUU. Una en la que nuestras constituciones, nuestras leyes, nuestros intereses, serían obliterados por las claúsulas de un vulgar tratado comercial. El ALCA nos ofrecía el tipo de "unión" que existe entre un amo y sus esclavos. Una unión que sólo convenía a los amos y a los que entre nosotros les sirven de capataces.

El 17 de abril pasado, en el marco de la Cumbre Energética Suramericana, se creó oficialmente la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR). La intención de conformar UNASUR había sido formalizada en la Declaración de Cuzco, suscrita el 8 de diciembre de 2004. En líneas generales, UNASUR seguirá el patrón de la Unión Europea (UE). Se aspira que para el 2019 tengamos una moneda y un pasaporte común, y que exista un parlamento suramericano. UNASUR es una respuesta proactiva al ALCA y al "Consenso de Washington".

Pero la integración latinoamericana existe como idea desde hace décadas. Y hasta ahora no ha sido posible llevarla a la realidad. ¿Podemos decir que con UNASUR esta vez va la vencida? Sí, si la integración comercial va aunada a la integración de nuestros pueblos. Para quienes creemos en la justicia social, en la reivindicación de los derechos de las mayorías, es un asunto de lógica que los pueblos participen de un proceso de integración. Pero además de ser un asunto de valores, la integración de los pueblos es un asunto de necesidad económica y política.

La UE tiene 496 millones de habitantes y un ingreso per capita (PIB) de 24.235 dólares. UNASUR tiene 370 millones de habitantes y tan sólo 7.749 dólares de PIB. Si UNASUR no alcanza una capacidad productiva similar a la de otros bloques, seguirá siendo vulnerable a la globalización neoliberal. Pero no podemos aumentar nuestra capacidad productiva si gran parte de la población sigue siendo marginal. ¿Y cómo vamos a resolver este problema de marginalidad? Por mucho que existan personas altruistas que se preocupen por el bienestar social, el hecho es que eliminar la marginalidad de nuestras sociedades es un problema político. Que se resuelve si los afectados participan en las decisiones políticas. Son los excluídos quienes tienen el impulso de mejorar su situación. Son los excluídos quienes tienen que convencerse que la integración les conviene.

La gran riqueza de Surámerica es su riqueza cultural, la infinita expresión creativa de sus gentes. Si nuestros pueblos han sido capaces de crear en circunstancias tan adversas. ¿Qué no podremos hacer si logramos unir nuestros esfuerzos?

3 comments:

Ángel Vicente said...

Muy bueno. Chávez fue un artífice contra esa locura llamada Alca al negarse a firmar aquella vez en Canadá. Solo él tuvo la prístina conciencia, de lo que eso significaba para Américalatina. Hoy observamos con optimismo, que los pueblos, hasta hace poco obligados a la indiferencia, se han acercado los oídos y las almas: somos uno y de allí que en Américalatina hayan surgidos nuevos gobernantes con ideas unitarias en pro de estos pueblos. Por eso cada día que pasa, nos identificamos más los unos a los otros: Somos una raza que lucha y sueña, sólo que en épocas recientes, el imperio que asesina y mancilla, era quien dirigía alas marionetas que nos gobernaban. La unión crece como crece la sombra cuando cae la tarde.

aenpelota@gmail.com

Alex said...

Siento cierto acuerdo con lo que escribes acerca del ALCA, creo que la union entre las naciones americanas del sur y del centro son esenciales para un mejor balance comercial y cultural.

Ahora en torno a este comentario: "Por mucho que existan personas altruistas que se preocupen por el bienestar social, el hecho es que eliminar la marginalidad de nuestras sociedades es un problema político."

Considero que es una idea que se debe desarrollar mejor ya que no creo que imponiendo mas leyes de las que tenemos debamos implementar una que diga que la gente tiene que dejar de pensar marginalmente. Esto no es un asunto de leyes. Pienso que la marginalidad nace en la cabeza de cada quien y que es el rancho que existe en la cabeza de cada uno de los individuos. Una muestra de ello son los niveles de asinamiento en los que viven los caraqueños donde la calidad de vida se ha disminuido en un gran porcentaje y en cuyo ejemplo podemos poner que los marginados que han sufrido por los desastres naturales se han hubicado en sitios mejor acondicionados y no han acepado su nueva forma de vida, prefieren ir nuevamente a su estado marginal. Es casi como un vicio.

Siento que entorno a esto los ideales politios tanto de izquierda como de derecha tienen un comun denominador y en un pais como Venezuela, donde considero se ha fortalecido el caudillismo desde los tiempos de la conquista hasta los actuales momentos de la politica nacional, se debe reformar en integrar al individuo en una nueva forma de pensar y no en la que actualmente tenemos que sugiere Seres emblemáticos con poderes especiales que lo solucionan todo para el pueblo. Es como una especie de paternalismo, donde la responsabilidad de cada individuo pasa desapercibida y donde condiciona al pueblo a no tomar responsabilidad de sus actos.

La responsabilidad de los actos en todos los estratos de la vida es el verdadero fin de la margialidad. Y eso no se puede implementar politicamente es un acto de conciencia.

REINA said...

Un Saludo Bolivariano.

En realidad la acción del Comandante en negarse al llamado del Alca, fue una decisión sabia, es muy cierto que nuestra revolución anda en pañales, pero lo más importante es que ya dimos los primeros pininos (pasos), concientizar al pueblo, como lo he repetido muchas veces en diferentes paginas web, foros o grupos donde he dejado mi comentario, debe ser la base principal de este proyecto. Debemos crearnos conciencia para luchar con étíca y moral.